Hasta Eros se regocija…

He aquí que te cacé por el pescuezo a la orilla del mar, mientras movías las flechas de tu aljaba para herirme y vi en el suelo tu floreal corona. Como a un muñeco destripé tu vientre y examiné sus ruedas engañosas y muy envuelta en sus poleas de oro hallé una trampa que decía:…

La Soledad

“Sea cual sea su valor, su talento y su utilidad, el hombre solo está condenado por la sociedad de los hombres a perecer, pues, siendo débiles, mediocres y cobardes por naturaleza, éstos sólo pueden vivir en rebaños donde todo se intercambia sórdidamente y donde nada se da gratuitamente. . Lo que en el mundo parece…

Lealtad con cuatro patas

El perro y el caballo, ancestrales compañeros y colaboradores leales de los hombres.   Los pintores han sabido plasmar la estrecha relación que los ha unido. clic en las imágenes para ampliar                                  

En cubierta

clic sobre las imágenes para agrandar . . . . . . .. . . . . . .  

Niño dormido

Absurdo de la noche, burlador mío, si-es no-es de este mundo, niño dormido.   Aliento angosto y ancho que oigo y no miro, almeja de la noche que llamo hijo.   Filo de lindo vuelo, filo de silbo, filo de larga estrella, niño dormido.   A cada hora que duermes, más ligerito. Pasada medianoche, ya…

El Sol

HIMNO AL SOL Para y óyeme ¡oh sol! yo te saludo y extático ante ti me atrevo a hablarte: ardiente como tú mi fantasía, arrebatada en ansia de admirarte intrépidas a ti sus alas guía. ¡Ojalá que mi acento poderoso, sublime resonando, del trueno pavoroso la temerosa voz sobrepujando, ¡oh sol! a ti llegara y…

Job

“Tú dices: «Soy rico; me he enriquecido; nada me falta». Y no te das cuenta de que eres un desgraciado, digno de compasión, pobre, ciego y desnudo” Apocalipsis, 3, 17 ” Job” (1880) de Léon Bonnat

Centauros

EL COLOQUIO DE LOS CENTAUROS de Rubén Darío En la isla en que detiene su esquife el argonauta del inmortal Ensueño, donde la eterna pauta de las eternas liras se escucha, isla de oro en que el tritón elige su caracol sonoro y la sirena blanca va a ver el sol, un día se oye…

El Sol del Paraíso.

Aquel Sol que antes de amor me escaldó el pecho, de bella verdad me había descubierto probando y reprobando, el dulce aspecto; y yo, por confesarme corregido y cierto yo mismo, tanto cuanto convenía alcé la testa a proferirlo más en abierto; pero una visión advino que me retuvo a ella tan estrecho, al mostrarse,…

A Beatriz.

Tan honesta parece y tan hermosa mi casta Beatriz cuando saluda, que la lengua temblando queda muda y la vista mirarla apenas osa. Ella se va benigna y humillosa y oyéndose loar, rostro no muda y quien la mira enajenado duda si es visión o mujer maravillosa. Muéstrase tan amable a quien la mira que…

La Noche

Noche, oh tú, rostro cercano a mi rostro en la hondura disuelto. Tú, excelso sobrepeso de mis ojos atónitos. Noche, estremeciéndose en mi mirada, pero en sí tan estable, creación inagotable, constante sobre el resto de la tierra; plena de jóvenes astros, que por la fuga de su limbo arrojan fuego en la muda aventura…