La Muerte – Tanatos

Epitafio
 
Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.
 
Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.
 
¡Digo que el hombre debe serlo!
 
Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín.
 
Juan Gelman, poeta argentino, (1930-2014)
.
.

“Cuatro cuerdas del violín” (1914) del pintor polaco Edward Okuń (1872–1945) perteneciente a la corriente del Art Nouveau.

 

Soneto de Amor LXXI

Cuando haya muerto, llórame tan sólo
mientras escuches la campana triste,
anunciadora al mundo de mi fuga
del mundo vil hacia el gusano infame.

Y no evoques, si lees esta rima,
la mano que la escribe, pues te quiero
tanto que hasta tu olvido prefiriera
a saber que te amarga mi memoria.

Pero si acaso miras estos versos
cuando del barro nada me separe,
ni siquiera mi pobre nombre digas
y que tu amor conmigo se marchite,

para que el sabio en tu llorar no indague
y se burle de ti por el ausente.

Soneto de Amor  LXXI, William Shakespeare

 

Tobias Edward Rosenthal _ Elaine - 1874
“Elaine” (1874) de Toby Edward Rosenthal,  estadounidense  (1848 – 1917)

Agradecemos su opinión y comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s